Medusa nos traslada para su sexta edición a un mundo lleno de magia

Medusa Sunbeach Festival cierra su sexta edición de Cullera con un festival pasado por temperaturas elevadas y con los mejores nombres de la música electrónica.

7 de agosto de 2019, para muchos es una fecha que no puede significar nada, pero para otros supone bastante, el 7 de agosto comienza uno de los festivales más importantes de todo España, el Medusa Sunbeach Festival de Cullera. Este año, el cartel contaba con grandes atractivos musicales y, sobre todo, pensado para todo tipo de gustos, ya que en el Main Stage podíamos disfrutar de Afrojack, Timmy Trumpet o Vini Vici. En el Resonance estaban entre otros Amelie Lens, Oscar Mulero y un día entero de Mindshake Records, con el esperado cierre de Paco Osuna. Por otro lado, los amantes de los sonidos más duros teníamos un domingo entero plagado de Hardcore en el Beach Club, destacando sobre todo a Angerfist, Mad Dog y Anime.

Comenzamos con el primer día, en nuestro caso llegamos el miércoles sobre las 14:00, la zona de validación de entradas estaba bastante frecuentada, aun así, no tardamos más de 1 hora en validar las entradas y entrar al camping. Un camping en el cual se podía notar la mejoría respecto a años anteriores. Los puntos para destacar de esta zona (o también llamada WonderVille) serían la instalación de árboles y palmeras, (los cuáles aún no estaban del todo crecidos, esperamos que para el año que viene ya se pueda disfrutar de esa sombra natural que proporcionan), unos baños renovados y unas duchas de obra que estaban perfectas para asearnos o refrescarnos debido a las altas temperaturas.  

Como punto a mejorar del Camping, consideramos que la zona Glamping debería tener dos entradas y salidas, ya que teníamos todo bastante alejado y teníamos que andar un poco hasta llegar a las duchas, por ejemplo, algo que con las temperaturas tan elevadas se hacía bastante pesado. Por otro lado, los baños vips los consideramos innecesarios, ya que creemos que eso debería ser un derecho para todos y no para unos pocos.

Ya con todo instalado, decidimos marchar a la preparty para disfrutar de Deborah de Luca y de Nuke, así que pagamos los 8 euros de entrada y decidimos pasar ahí la tarde. El ambiente que han conseguido juntando una piscina y música electrónica es espectacular. Ya por la tarde-noche, la fiesta se trasladó al escenario grande y fue cuando comenzaron a dejarse ver djs como Nicky Romero o el cierre de Garabatto, el cual nos sorprendió a todos gracias a la cantidad de dubstep y sonidos de bass que preparó para su set. Es un dj muy querido y respetado en este festival, Medusa entera está a tus pies Garabatto.

Algo a destacar de la preparty era que no había reacceso, así que, si salías y querías volver a entrar, tenías que volver a pagar los 8 euros de consumición, lo que nos pareció inapropiado.

El jueves venía el segundo día de preparty, nosotros optamos por entrar para el set de SUPERPIG. Para quienes no los conozcan son dos chicos, Sergei y Gonso, los cuales son muy queridos en Medusa. Esta es la segunda vez que vienen al festival como artistas invitados y ya no nos imaginamos una preparty sin ellos, ¿quizá de aquí a unos años podremos disfrutar de ellos en el Main Stage? Potencial tienen de sobra y solo hace falta ver su nuevo álbum Broyalty con algunos temazos como «Ascension» con Dj Nano o «Go Psycho» en donde podemos ver a Gonso soltarse un poco cantando. Sin duda una de nuestras actuaciones favoritas de todo el Festival.

Era viernes y eso significaba una cosa, oficialmente comenzaba «The Secret of Wonderland». Una de las grandes novedades de este año en cuanto al festival era la instalación de un quinto escenario, con un estilo un tanto underground, ya que estaba formado solo por contenedores.

Nuestro día comenzó de la mejor manera posible y es que a las 20:00 teníamos una cita en el Main Stage con Afrojack. Nada más llegar ya pudimos ver que este mega escenario impactaba muchísimo más en persona. Simulaba un castillo de 120m de largo x 35 de alto, el cual estaba custodiado por un dragón, también tenia 3 pantallas de leds enormes, que por la noche mejoraban aún más el diseño del escenario.

El holandés Afrojack demostró porqué es tan querido y ya desde el primer drop con «My City» quedó demostrado la que se nos iba a venir encima. Poco después comenzó a tirar de clásicos como «Teen Feet Tall» o «Turn Up The Speakers» para ganarse aún más al público tan entregado de Cullera.

Al acabar su set optamos por cenar algo en la zona de restauración y coger fuerzas ya que el siguiente set de la noche prometía bastante. Algo a favor de la zona de restauración es que había varios puestos de comida, por lo que había donde elegir, pero echamos de menos más opciones vegetarianas que no tuviesen por qué ser alimentos procesados o pasados por la freidora.

Uno de los problemas de la noche fue que debido a las altas temperaturas el festival no pudo tirar fuegos artificiales, desde Festival Season comprendemos que estos inconvenientes no dependen de ellos y aún así optaron por realizar los opening shows y el endshow aunque no dispusieran del espectaculo pirotécnico, lo que era la opción más acertada.

La noche seguía para nosotros en el Main Stage, donde era el turno de ver en acción a los franceses DirtyPhonics, los cuales nos regalaron posiblemente uno de los mejores sets de todo el festival. No había mucha gente pero estaba claro que los que estábamos ahí éramos del Team Bass. Fue un set plagado de Dubstep y en menor medida de Drum&Bass, ojala estos estilos tengan cada vez más presencia en los festivales españoles.

Nada más terminar nos trasladamos rápidamente al Rainbow Stage, era momento de subir los bpm’s ya que se venía media hora de Bass Modulators y una hora de Noisecontrollers. Seguido de estas dos actuaciones nos desplazamos al Main Stage para disfrutar de Headhunterz. El holandés ya es un fijo en el festival y nos brindó un closing set del primer día espectacular cerrando con su nueva canción «Orange Heart».

Era el turno de ver a dos guerreras de la electrónica, por un lado, en el Rainbow Stage pudimos disfrutar de 1 hora de Uptempo de la mano de Lady Dammage, un set no apto para cardiacos, debido a esos tracks de más de 200 bpms que vuelven locos a los amantes del hard. Por otro lado, teníamos a la Techno Queen, Amelie Lens, que nos regaló uno de los mejores amaneceres en el Resonance Stage. Allá donde va esta chica es respetada y ovacionada como se merece.

Comenzaba el segundo día de festival, ya nos avisaron de que iba a ser un día pasado por fuertes temperaturas, por lo que la única solución era mantenerse hidratado bebiendo mucha agua o irnos a la playa a refrescarnos. Habría estado bien haber dispuesto de la pool party desde mucho antes para así hacer frente al calor y pasar mejor esas horas previas al festival.

Nuestro segundo día empezó igual que el anterior, demasiado fuerte ya que a las 20:00 teníamos a Timmy Trumpet en el Main Stage. Un set plagado de Raw, Hardstyle y Psytrance. El público salió encantado de su sesión y es que el famoso dj trompetista mueve masas allá por donde pasa. Seguíamos por el Resonance Stage para ver a Chelina Manuhutu y un poco del set de Cuartero hasta la llegada del Opening Show. Dos sets de puro Tech House ideales para ir dando entrada a la noche y al esperado closing set de Joseph Capriati.

Eran las 00:15 y venía uno de los sets más esperados por todos los asistentes, por primera vez en Medusa, el psytrance se apoderó del Main Stage de la mano de Vini Vici.. ¡Y de qué manera! Aviram Saharai (el miembro que estuvo en Medusa) no nos dió nada de tregua y nos regaló un set bastante enérgico, cerrando su sesión con el remix de Wildstylez a su nuevo track con R3hab «I’m Alive».

La noche continuaba con Cesqeaux. El Holandés, nos regaló un set lleno de bass y de su trap tan característico, donde pudimos escuchar en primicia su nuevo «Ep. XXX».

Seguiamos en el Main Stage y es que el sábado venía cargado con Dj’s de gran nombre como Sebastian Ingrosso. El sueco era uno de los platos fuertes del día, no era para menos después del hype generado como integrante de Swedish House Mafia. Al finalizar su sesión era el turno de trasladarnos un poco atrás en el tiempo, con esto nos referimos a desplazarnos al Symphony Stage para disfrutar del mejor remember junto a Ian Van Dahl y una de las grandes figuras nacionales, Javi Boss.

Eran las 5 de la mañana, por lo que nos desplazamos al Main Stage para disfrutar del mejor closing set que se ha realizado en Medusa, cargado de Rawstyle llegó el dúo Sub Zero Project, con los que pudimos bailar su nuevo álbum «Contagion» donde se incluyen algunos tracks como «All Night» o «The Source» o «The Solution». Sin duda es un acierto optar por estos estilos en el Main Stage y ojala géneros como el Hard o la música bass tengan más cabida en estos escenarios tan grandes. Casi sin fuerzas después de ver a Sub Zero Project nos dirigimos al cierre del Resonance de ese día para disfrutar de Joseph Capriati. Ver salir el sol, escuchando techno y viendo a grandes Djs como Amelie Lens, Joseph Capriati y Paco Osuna, es algo que solo se puede hacer en Medusa Festival.

Llegamos al tercer y último día de festival, nosotros optamos por pasar prácticamente el día entero en Resonance Stage ya que había grandes nombres para ver. También nos pasamos por el Beach Club para disfrutar del hardcore con Anime Mad Dog y Angerfist.

Comenzamos alrededor de las 21:30 con Andres Campo. El principal representante de la más que conocida sala «FLORIDA 135». Andrés es uno de los djs mas valorados de todo el territorio nacional y no le hizo falta más de media hora para poder llenar el Resonance Stage. Al terminar decidimos pasarnos por Lost Frequencies, aunque era bajar un poco el ritmo de la fiesta. El belga hizo una sesión muy emotiva del estilo a la que nos tiene acostumbrados, poniendo sus más que famosos temas «Crazy» «Melody» o su reciente remix a LSD «Thunderclouds».

Continuaba la noche y era momento de volver al Resonance Stage para disfrutar de una hora de Stacey Pullen. Una sesión libre de techno oscuro en comparación con los djs que venían después, pero no por eso menos importante, la gente estaba disfrutando como nunca de sus beats. Llegadas las 00:30 era momento de subir los bpms, por lo que nos dirigimos hacia el Beach Club para disfrutar de la reina del Hardcore, Korsakoff. A la 1:00 se daba lugar una cita con uno de los mayores exponentes del techno, Richie Hawtin. Su forma de pinchar es especial y te atrapa desde el primer beat, por lo que si te gusta este género, es una cita obligada en cualquier festival.

Una vez terminado Richie, nos dirigimos hacia el Beach Club, para disfrutar del Hard que se había preparado para el domingo, ya habian actuado Korsakoff y Tha Playah, pero aún quedaban Anime, Mad Dog y Angerfist. Porfavor, solucionar el tema del Beach Club, es un poco agobiante que los lados estén completamente llenos y la plataforma vip del centro vacía, durante Angerfist era imposible estar y resultaba algo agobiante.

Por otro lado, al estar algo lejos del escenario, el sonido apenas se apreciaba como si estabas en primera fila, hasta tal punto de que apenas se entendía la música. Por lo demás los dj’s estuvieron muy entregados para regalarnos una de las noches más duras del festival, se agradece también que la organización apueste por este tipo de géneros a veces algo olvidados.

6 :00 de la mañana y Angerfist recién terminado, por lo que nos desplazamos al Resonance para bailar al ritmo del closing set de Paco Osuna, no sin antes pasando a despedirnos de Queen’s Castle disfrutando del endshow que nos tenían preparado. Himno tras himno y sumando a esto miles de efectos, el resultado fue uno de los momentos más mágicos del festival, una pena lo nombrado anteriormente de los fuegos artificiales, Medusa tiene nuestro apoyo y entendemos que se suspendieran, la seguridad es lo primero.

Ahora sí, con los deberes hechos y despidiéndonos del Main Stage, nos movíamos al Resonance para disfrutar de nada más y nada menos que de un closing set llevado a cabo por otra figura mundial del Techno, Paco Osuna, el catalán nos hizo vibrar con cada beat y nadie se quería marchar, tal fue así que el closing set se alargó media hora más, aunque unos cuantos nos habríamos quedado lo que hiciese falta con tal de que Paco no apagase la música.

Desde nuestro punto de vista, The Secret of Wonderland ha sido una edición espectacular, van en buen camino y están haciendo las cosas bien, pero hay cosas que podrían mejorar. El festival es en Agosto y estábamos en alerta roja por calor, habría estado bien instalar puntos de hidratación gratuitos dentro del festival, es algo necesario y muchos festivales españoles deberían fijarse en festivales que se realizan fuera de España.

Otro punto que consideramos a mejorar es el reacceso, en la mayoría de festivales de fuera no se paga por salir y entrar las veces que quieras, mientras que aquí tenemos que pagar 35 euros o 15 euros por día. Ya no solo pensamos que debería ser gratis para todo el mundo, pero mínimo para las personas que han adquirido el camping si que debería ser así.

Como conclusión, Medusa Festival 2019 ha sido una edición bastante positiva y favorable, el festival se nota que está creciendo, van aprendiendo de sus errores del pasado y están yendo por buen camino, pero lo dicho, aún quedan cosas por mejorar y esperamos que tomen nota de ello.

Deja un comentario