Phuture Noize crea un nuevo mundo en Q-Dance Records

Phuture Noize presenta «A New World» en Q-Dance Records, track con el que hizo aparición en el espectáculo audiovisual Qlimax: The Source.

Año 2018. Phuture Noize revelaba el álbum que le catapultaba al olimpo del hard. «Black Mirror Society» alcanzaba un nivel de aceptación brutal y convertía a Phuture Noize en un artista especial. 2 años después, en esta complicada situación, «Silver Bullet» volvía a marcar un antes y un después. La crítica volvía a estar de su lado y nuevamente la aceptación era positiva. Entonces, surgía una pregunta. ¿»Black Mirror Society» o «Silver Bullet»? La respuesta, difícil como no, caía a un lado y a otro con una gran división de opiniones.

«A New World» es una puerta a ambos mundos, ambos álbumes. Combina «Black Mirror Society» con «Silver Bullet», con un ligero aire a «Masquerade» integrando los nuevos synths junto con la batería. Un track extremendamente melódico en el que la vocal y la batería cogen muchísimo protagonismo. «A New World» corresponde a Qlimax: The Source, donde ya salió a través de Q-Dance Records el primer capítulo a cargo de Sub Zero Project.

En el contexto de la canción, The Qreator es quién le indica el camino a lo desconocido, la puerta hacía ese nuevo mundo. Señalándole con la luz esa puerta que debe abrir pero necesita su otro yo. Simulando con otra persona que es él mismo tocando la batería. Con la utilización de colores verdes haciéndonos ver lo tenebrosa que es la situación y aparentan abrir la puerta a ese nuevo mundo al finalizar el drop. Una vez abierto se ve abrumado en el suelo, sin saber qué es lo que ha ocurrido y cuando se reincorpora las voces dentro de su cabeza le hacen recordar lo pasado. De espaldas a ese nuevo mundo mirando a su otro yo en la batería culminan la canción y la entrada a ese nuevo mundo.

Acerca de Erik

Un verano de 2014 me preguntaba como sería un festival de música electrónica y 5 años después, me pregunto que sería de mi sin un festival así regularmente. 

Ver todas las entradas de Erik →